En la actualidad, y más que nunca en los últimos meses, aparecen noticias sobre las dichosas Toallitas Húmedas, las cuales son desencadenantes de enormes problemas en las redes de saneamiento. Y es que parece ser que los fabricantes no nos cuentan toda la verdad, ya que las etiquetan de Biodegradables cuando realmente eso no es cierto.

Hace unos meses ya nos preguntamos en este blog sobre si se puede tirar toallitas húmedas al WC. Hoy queremos profundizar en este tema, contaros más detalles acerca de la realidad de este “monstruo” que está volviendo loco a los responsables de las redes de saneamiento.

El pasado 6 de Abril, acudió al programa “Más Vale Tarde” de la cadena televisiva La Sexta el presidente de la Asociación Española de Abastecimiento de Agua y Saneamiento (AEAS), Fernando Morcillo, con el fin de explicar el peligro de arrojar toallitas por el desagüe.

Fernando comenta que “Este tipo de materiales son elementos tejidos aunque no estén armados como otro tipo de fibra, y genera unas tremendas bolas y cantidades de hebras que se acumulan con otras suciedades y enreda muchísimo. Las empresas que gestionan el agua de las ciudades están gastando mucho dinero por culpa de esto, entre cuatro y seis euros de más por persona para el tratamiento de estos materiales.” Si pensamos en ciudades con una gran población, como Bilbao, Madrid o Barcelona, podemos imaginarnos el coste que supone para estas empresas.

Y es que destacan varios causas:

Por una parte, las toallitas provocan innumerables problemas en las estaciones de depuración de aguas residuales, pero lo grave de este asunto no es la poca conciencia del ciudadano en este tema, sino los propios fabricantes los que casi “invitan” a tirar dichas toallitas por el propio retrete. En concreto, encontramos fabricantes que en los envoltorios advierten que se pueden tirar “de una en una”, en vez de advertir del problema que puede ocasionar que en una ciudad con muchos habitantes, cada uno de ellos tire una toallita húmeda.

Además, hay proliferación de este tipo de productos, por ejemplo hay toallitas para limpiar superficies de acero inoxidable, para limpiar frigoríficos, para limpiar microondas… Hay toallitas prácticamente para todo, y no es que sea negativo que existan, sino que el problema es que todos las arrojamos al váter y al sumidero, tratándolo como basuras, sin conocer lo terriblemente peligroso que es.

Y por último, el elemento clave que queremos tratar en este post, y es que los fabricantes dicen que son productos biodegradables… ¡Pero esto no es exactamente así! Es decir, los productores de este material usan unas prácticas de biodegradación diferentes a las de las estaciones depuradoras pueden aspirar a tener. “Una cosa que no sea biodegradable en menos de cinco días, no la podemos tratar” argumenta Morcillo.

atascos toallitas huelva

En relación a lo anterior, hace apenas 3 años, la AEAS realizó un estudio en Córdoba que demostraba lo que Fernando Morcillo quería decir con estas palabras. El estudio “Aportación de carga biodegradable por textiles y diversos productos de limpieza a agua residual”, presentado en en el Congreso Nacional del Medio Ambiente en 2012, trataba precisamente la influencia de la carga orgánica de estos textiles en la EDAR (estación depuradora de aguas residuales). En él se demuestra que, al cabo de cinco días, el papel se disuelve en el agua casi en su totalidad, un 90%. Sin embargo, el material del que están hechas estas toallitas, resiste cualquier centrifugado y depuración, hasta el punto de que sólo se disuelve en un 26%.

El invitado concluía “El problema llega hasta tal punto que, por ejemplo, en una ciudad grande como la propia Córdoba, Granada, Bilbao, Vitoria, La Coruña, Valladolid con alrededor de 300.000 habitantes, a lo largo del día se produce unas cantidad de contaminación de unas 8 toneladas, que descargamos al inodoros y a los desagües. Tenemos que tener como ciudadanos una conciencia medioambiental que debe empezar por el propio baño. Es increíble cómo los propios fabricantes fomentan estas prácticas, no sabemos si por desconocimiento o por otras causas.

Y es que igual para aclarar la magnitud de este problema podemos acudir a nuestros vecinos americanos. En Nueva York se estima que se han gastado 18 millones de dólares (16,5 millones de euros) en solucionar problemas relacionado con desatascos como se puede leer en este artículo del New York Times. Cuanto menos sorprendente. También puedes leer la versión en español en este artículo del periódico El País.

Toallitas húmedas Biodegradables

¿Qué medidas se pueden interponer para acabar con este problema global, más allá de la mera concienciación de la población? No debe servir como ejemplo pues quizás es algo demasiado polémico, pero en declaraciones a la Cadena SER, la concejala valenciana Mª Ángeles Ramón Llín habla sobre las posibles multas que pretenden incluir en la ordenanza de saneamiento. Así, tirar toallitas higiénicas por el retrete podría suponer una sanción de hasta 3000 euros. La concejala ha explicado que la sanción es genérica, y la finalidad real es la concienciación.

¿Qué opináis al respecto sobre este tema? Estaremos encantados de contestar vuestros comentarios.

Esperamos que después de leer este post vuestra conciencia medioambiental con estas toallitas sea mejor. Y ya sabéis, ante cualquier consulta de cualquier tipo relacionado con este tema, no dudes en llamar a profesionales. Por ejemplo puedes ponerte en contacto con nosotros 😛

Gracias y si te gusta, ¡comparte!